Iberdrola sufrió una brecha de seguridad que provocó el acceso no autorizado y robo de datos de 1,3 millones de clientes.

Según la OSI (Oficina de Seguridad en Internet), los ciberdelincuentes lograron eludir los mecanismos de seguridad de la empresa de energía y obtuvieron información confidencial, incluidos nombres, números de identificación, números de teléfono y direcciones de correo electrónico.

La distribuidora I-DE Redes Eléctricas Inteligentes, que sufrió el ataque informático el pasado 15 de marzo pero que ha salido a la luz este jueves, ha brindado detalles del incidente. De acuerdo la filial de Iberdrola, los intrusos no han tenido acceso a datos financieros de los clientes, como los datos de las cuentas corrientes o tarjetas de crédito, ni a información de consumo eléctrico.

Advertencia a los clientes afectados

Iberdrola alerta a los clientes afectados del I-DE. En un correo electrónico, pidieron «especial atención en las próximas semanas a las comunicaciones electrónicas y cualquier actividad atípica o inusual que pueda estar relacionada con sus datos personales» y centrarse en los mensajes sin una identidad clara del remitente.